“Los salesianos están preparados para el martirio con el fin de permanecer en Siria”, con estas palabras el padre Munir El Ra’i, Inspector salesiano de Medio Oriente, abre el cuarto y último día del SYM 2015 en el PalaRuffini, antes de trasladarse al Colle Don Bosco, dedicado a las confesiones y caracterizado por la intervención del sacerdote sirio titulada “Como salesianos estamos presentes en 7 países de Oriente Medio, donde un conflicto dictado por los intereses, no por la humanidad, no por la libertad o la democracia, no es nada si no un gran juego, un “Big Game” muy complejo en el que los que pagan las consecuencias es el pueblo, son los jóvenes […] un “gran juego” ejecutado por todas las grandes potencias, ya que es un área importante y estratégica. Nosotros salesianos estamos presentes y hemos decidido quedarnos a pesar de las guerras y dificultades. Hay salesianos que en vez de dejar esas tierras están preparados para el martirio”.

“Hablar, en estas zonas, de perdón y amor a los enemigos no es fácil. Aleppo, mi ciudad, es actualmente la más golpeada en el mundo. Más de 3.000.000 de personas afectadas por la destrucción toatl. He tratado de pedir a los jóvenes de Aleppo si pueden perdonar y amar a su enemigo. Le pregunté a una chica secuestrada junto a su familia durante cuatro meses, a chicos a los que fue destruida su casa, a una joven maestra de preescolar que pierde al hijo en sus brazos golpeado por un francotirador, a los niños que han perdido familiares y amigos. Todo el mundo me dice que no se puede perdonar, es difícil. No hay odio, pero amar a nuestros enemigos es una locura, por el momento. Tal vez, dicen, para ser capaz de perdonar debemos ser santos.Tal vez, más tarde podamos pero ahora es difícil. Pero, a pesar de todo, muchos en la confesión piden al Señor que les ayude a perdonar. Un camino difícil, pero posible. Parece que es una locura. Una locura pedir que perdonen, pero ¿qué es la vida cristiana sino una tvida de locura? Nosotros Tenemos nuestras guerras, ustedes tienen las suyas, pero hay que saber perdonar y amar hasta el final. Una locura, no hay lógica humana en el perdón. Pero estar con Cristo es estar loco, y enseña el único lenguaje universal que es el amor. Y para estar con Cristo, es necesario estar preparados, bien alimentados. Todos estamos invitados a aprender el lenguaje de amor que se encuentra en una frecuencia especial. Y, a continuación, los invito a estar locos, a estar locos con Cristo. Es una locura que requiere un gran sacrificio, incluso el sacrificio de la vida. En estos días en Medio Oriente, a pesar del sufrimiento, tantos jóvenes entregaron sus vidas a Cristo, muchas nuevas ordenaciones bajo las bombas,  jóvenes que hoy dan su vida para servir al pueblo sirio. Una locura, pero han aprendido bien el lenguaje de Cristo. Les invito a ser locos, aprende el lenguaje del amor, perdonar, sean locos de Cristo y les serán abiertas todas las puertas”.

“Todos estamos tocados por el pecado, pero la cosa más bella es el retorno, el retorno a Cristo. Pero para ello se necesita valor, y una vez tomado el camino de regreso, Cristo estará siempre dispuesto a darnos la bienvenida con los brazos abiertos y sólo entonces tenemos el don del perdón “.

A Don Munir, a continuación, es interrogado cómo educar de los jóvenes al perder “nosotros que decidimos quedarnos en el Medio Oriente enseñamos a los niños a aceptar el otro trabajando con otras razas y religiones: aceptar al otro, sea quien sea. La segunda cosa que pedir a los estudiantes es tener una relación fuerte y estrecha con Cristo, sólo el poder de la fe puede conducir al perdón. Finalmente les invitamos a vivir bien los sacramentos de la reconciliación y de la Eucaristía: Don Bosco decía que hay dos alas con las cuales podemos volar al cielo, la Eucaristía y la reconciliación, sólo con ellas se puede volar. ¡Coraje, queridos jóvenes, Coraje!’.